Gracias por ser el Dios de un ingenuo...

 

...y corto de azúcar